Conóceme

Jesús Llinás ...

La creatividad me ha acompañado toda mi vida. Ya desde muy pequeño veía a mi madre pintar, dibujar, modelar, en definitiva, crear. Ella fomentaba mi creatividad haciéndome participe de esos momentos. Ver a mi hermana dibujar también me ayudó mucho, ya que heredó esa vena artística de mi madre.

Según iba creciendo disfrutaba dando rienda suelta a mi imaginación a través del dibujo, montando maquetas, modelando con arcilla…

La fotografía llegó a mí a través de mi padre. Desde siempre en mi casa nos ha encantado capturar con la cámara todos los momentos que hemos vivido. Gracias a eso, ahora tenemos cientos de recuerdos y yo una imparable pasión por la fotografía.

A lo largo de mi vida laboral he tenido un contacto constante con la gente. La mayoría de las veces he vivido grandes momentos con los clientes, pero también he tenido que solventar algún malentendido o situación tensa. Todo esto me ha dado una experiencia y una capacidad para saber cómo reaccionar en momentos complicados. He aprendido que, con una sonrisa, empatía y mucha psicología se puede conseguir revertir cualquier situación.

El interés que siempre he tenido por las nuevas tecnologías ha hecho que me adentre en ellas sin ningún miedo y con buenos resultados. Durante un tiempo di clases a gente de edad avanzada en la iniciación de estas, enseñándoles cómo utilizar el ordenador y el móvil, y cómo conectarse y navegar por internet sin miedo y con seguridad. Poco después di un paso más realizando el Máster en Administrador de Sistemas, pero me surgió una gran oportunidad en otro sector y tomé ese camino.

En mi último trabajo me dieron la responsabilidad de llevar las redes sociales, y conseguí darle un giro importante tanto a las publicaciones como a la interacción con los clientes y los seguidores. Gracias a esto comencé a profundizar y a adquirir conocimientos en este ámbito. Empecé a moverme en ese mundo y me surgieron varios clientes. Pronto me di cuenta de que lo que estaba haciendo me gustaba y me llenaba de verdad, y tomé la decisión de empezar un nuevo proyecto que aúna tres de mis pasiones: la fotografía, la creatividad y el contacto con la gente.

Este proyecto está siendo posible gracias al apoyo incondicional de mi pareja, y a la inspiración que me aporta diariamente, no sólo creativamente. Sin ella no podría estar haciéndolo con tanta tranquilidad.

Esta nueva etapa de mi vida quiero seguir conociendo a gente tan maravillosa como lo he hecho hasta ahora, y que con mi trabajo, consiga alcanzar todos los objetivos que ellos me propongan.